El poder de lo retro

El estilo retro y el diseño vintage han conquistado el mundo. La añoranza de una calidad y una clase atemporales parece estar más presente que nunca: un contexto perfecto para una edición de iluminación retro.

Las conexiones con el pasado están esparcidas por un mundo que acelera su avance hacia un futuro digital. La mirada nostálgica de los días pasados es muy necesaria. Es imposible no verla. De hecho, en nuestra época, irónicamente, lo antiguo, lo retro y lo vintage se han convertido en lo novedoso, lo nuevo y lo que llama la atención.

Imagínese que está en un bar donde hay una gramola. Y no, no se trata de una carcasa vintage falsa que oculta archivos digitales; es una gramola mecánica, con piezas que se mueven. Una gramola en la que cada canción, cuidadosamente elegida, va precedida del sonido de la moneda al caer. Piense en el asombro que causa al seleccionar y reproducir el disco. No es tanto una sensación de nostalgia (algunos admiradores se perdieron la década del rock'n'roll por casi medio siglo), es mucho más que eso.

Como sociedad, estamos obsesionados por los objetos culturales de nuestro pasado. Frigoríficos Smeg, moda pin-up, cámaras de carrete, Vespas, relojes Casio, teléfonos con disco para marcar, y la lista continúa. El estilo retro se ha puesto tan de moda que hasta las innovaciones digitales más modernas se esfuerzan por presentar un diseño vintage. Instagram y Pinterest se llenan de fotografías hechas con las cámaras de los teléfonos inteligentes más avanzados, pero después se aplican filtros para que se parezcan a las reliquias descoloridas de antaño. En el mundo de las lámparas y las luminarias pasa lo mismo. Aquí, el resurgimiento de lo retro también ha despertado en la gente el deseo de mezclar su modernidad con recuerdos antiguos. Pero, ¿por qué?

Porque, en el fondo, todos somos unos románticos. Así que echamos la vista atrás y nos parece que el pasado tenía un cierto brillo. Eran tiempos más sencillos, la vida era más pausada y los productos se fabricaban para que duraran. Los vestigios vintage que adoptamos hoy han conseguido resistir el paso del tiempo. Nos hacen poner los pies en la tierra y nos calman ante tanta sobrecarga de los sentidos. Destacan entre la multitud de impresiones modernas y sin sentido que recibimos cada día. Son ciertamente atemporales en forma y función, y esa atemporalidad es lo que tanto anhelamos en nuestra apresurada vida.

Ahí es donde encaja la iluminación retro. La lámpara adecuada dará de inmediato un toque vintage a cualquier habitación. Así que, si quiere retro, necesita lámparas retro. Pero la gente también desea autenticidad, anhela todo lo que encierra lo retro: estilo, durabilidad y confianza en un producto con valor. OSRAM, cuya historia se remonta a hace un siglo, ya funcionaba en esas épocas que con tanto cariño recordamos. La Edition 1906 es prueba de ello. El diseño se toma del pasado; la tecnología, del presente. Inspiradas en aquella época, perfectas para hoy.


Vesper